domingo, 8 de octubre de 2017


MI EXPERIENCIA, EN LA CUMBRE PARA LA REDUCCIÓN DE  RIESGOS Y DESASTRES (NASA-CONAE 2017) por Ricardo S. Garabello



Entre los días 3 al 8 de septiembre de 2017, se reunió en Buenos Aires, La “Cumbre para La Reducción de Riesgos y Desastres en las Américas” (‘DRRA Summit’ en Inglés), con los aportes del Programa de desastres de NASA y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), junto a otras organizaciones especializadas en la observación, estudio y procesamiento de imágenes terrestres para el manejo de emergencias y desastres, teniendo en cuenta que los países de las Américas están particularmente expuestos y son vulnerables a múltiples tipos de emergencias y otros eventos adversos.



El día 7 de septiembre se llevó a cabo la realización del ejercicio de simulación programado,  orientado a fortalecer el trabajo en equipos y capacidad de los participantes de las comunidades de EO y DRR para enfrentar desafíos en materia de preparación y planificación regional, en mitigación de desastres, respuesta ante emergencias y recuperación. El ejercicio se desarrolló en un territorio ficticio, el que incluía poblaciones dispersas con diferentes capacidades de respuesta, las que se encontrarían afectadas por alguno de los multiples eventos adversos, informados en secuencia por medios informáticos desde la dirección del ejercicio, contando con controladores y veedores que seguían paso a paso la realización del mismo. A los participantes de ejercicio se les solicitó integrarse a la “estación de trabajo”, más afín a sus intereses, entre ellos: Gestión de Emergencias; Respuesta a Desastres; Observación de la Tierra; Investigación; Humanitario; Comunidad comercial y voluntariado.



En lo particular, me cupo participar del ejercicio como Coordinador del “Centro de Operaciones de Emergencia”, permitiéndome aplicar conocimientos adquiridos y experiencias vividas en multiples casos de emergencias y otros eventos adversos, por supuesto como ocurre en la realidad, debiendo tomar decisiones, sobre la “vertiginosa  marcha de los acontecimientos”, que abarcaban desde: Incendios de amplias zonas de laderas, posibles tornados, tormentas severas, lluvias torrenciales, tsunamis, inundación de poblaciones ribereñas,  actividad volcánica con plumas de ceniza que podría afectar la aeronavegación, deslaves, rotura de presas, probable brotes de cólera, interrupción de rutas, colapso de los sistemas de energía, y comunicaciones, con las consiguientes evacuaciones. El autoconformado grupo, el que en principio estaba integrado por unas 20 personas, con gran interés protagónico, a medida que avanzaba el desarrollo del ejercicio, el grupo de trabajo mermó, quedando solo cinco a seis excelentes colaboradores. Es de destacar la amplia participación de todos los sectores involucrados, aportando el resultado del consenso en sus respectivas estaciones de trabajo, proponiendo respuestas, a veces acertadas y otras no, pero demostrando lo valioso del trabajo en equipo.

  

La Cumbre se orientó en el Marco Sendai para Reducción de Riesgos de Desastres 2015-2030, los avances a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDS), y la implementación de las Áreas de Beneficios a la Sociedad (SBA en Inglés) del Grupo de Observación de la Tierra (GEO). Se trabajó en talleres, actividades de capacitación en grupos de trabajo y exposiciones de expertos en incendios forestales e inundaciones, haciendo hincapié en las observaciones terrestres y la utilización de imágenes satelitales para la gestión  de incendios forestales y desastres agrícolas, comprensión del uso de radares de apertura sintética y detección geográfica, entre otros, con el fin de ayudar a mejorar el intercambio y el flujo de datos e información entre los proveedores y usuarios finales para el apoyo en la toma de decisiones.



Del evento, participaron aproximadamente unos trescientos  profesionales y estudiantes de toda América, pertenecientes a organizaciones públicas y ONG de sus respectivos países, con la expectativa de fortalecer sus conocimientos para el intercambio de experiencias que permitan una amplia Cooperación entre expertos y funcionarios pertenecientes a instituciones privadas, ONG´s y organismos públicos  con la finalidad de lograr la esperada Coordinación de las acciones de Preparación y Respuesta, en sus respectivos países y en la región, para aumentar las capacidades de los que trabajan en el manejo de desastres en los países de las Américas aprovechando la utilizando de sensores remotos, imágenes satelitales y teledetección.



El día 8 de septiembre se dio lectura a los resultados del ejercicio de simulación y los participantes expresaron sus apreciaciones sobre su participación y experiencias adquiridas durante la Cumbre. Es de esperar que la diversidad de los participantes y las actividades desarrolladas en la  Cumbre permitan a los participantes, establecer importantes nuevos contactos y mejorar sus conocimientos sobre las capacidades y los avances de los planes orientados a proteger vidas, garantizar la continuidad de las actividades económicas, productivas y sociales de las comunidades afectadas por emergencias y eventos adversos.



Ricardo S. Garabello

http://garabello.com.ar

https://preparacion-y-respuesta.blogspot.com